“Odio todas las opiniones que privan a la humanidad de cualquiera de sus privilegios; si la creencia que sea, exige renunciar a algo humano, la detesto. Así que estoy en contra de todos los fanatismos. Odio los slogans políticos o religiosos. Detesto a todo el que quiera suprimir una nota de la gama humana: es necesario que siempre puedan vibrar todos los acordes” Orson Welles

Orson Welles era un interprete (o recreador) valiente y brillante de la literatura, que probaba sus ideas criticas-sobre Shakespeare, Marlowe y Cervantes, o Melville y Mark Twain, o Conrad, Kafka y Dinesen- en la interpretación. En los primeros años 50 busco abarcar de principio a fin toda la tradición literaria europea rodando la “Odisea” de Homero como el “Ulises” de Joyce. Aun que estos proyectos no llegaron a nada, la concepción le importaba más que su consecución.

Una vez que tenia una idea, su ejecución era o impracticable o un anticlímax aburrido. En un momento dado se dedico a despreciar películas porque estaban tan cargadas de tecnología que la idea que había detrás de ellas estaba muerta antes de que llegase a la pantalla. Su medio, pensaba, era el ensayo, visual o verbal, que esbozaba una posibilidad y después avanzaba hacia algo mas. Se deleitaba en lo que Melville llamaba “comedia del pensamiento”: su naturaleza provisional, sus accidentes inspirados, su brioso rechazo a llegar a un fin, una pausa, una conclusión. (Conrad:2003)

Pintor, periodista, actor (en Dublin) había publicado su propia edición de Shakespeare a los 19 años. Con 21 era director del Negro People’s Theatre, donde realizo un sensacional montaje de Macbeth utilizando exclusivamente actores negros.

Con 22 creo el Mercury Theatre donde actuó y dirigió. También realizo una obra de teatro para la radio, y su producción de “La guerra de los mundos“ provoco un pánico legendario cuando miles de oyentes creyeron que la realista emisión era verdadera.

Citizen Kane

“Welles era joven y romántico, y su genio nos parecía mas cercano a nosotros que el talento de los directores norteamericanos tradicionales. Cuando Everett Sloane, que hacia el papel de Bernstein en “Kane” , cuenta como, un día de 1896, su transbordador se cruzo con la estela de otro , en la Bahía de Hudson, en el que había una mujer joven vestida de blanco con su parasol, y que solo la vio un segundo, pero que había pensado en ella una vez al mes durante toda su vida… tras esa escena chejoviana, no había ningún gran director que admirar, sino un amigo al que descubrir, un cómplice al que amar, una persona a la que nos sentíamos unidos en cuerpo y alma” Francois Truffaut

El impacto de “Ciudadano Kane” esta fuera de toda duda. Se trata de una película que pide superlativos y, en su mayor parte, los obtiene. En la época de su estreno, Welles, que todavía era un apuesto “enfant terrible” de 26 años, ya tenia una carrera a sus espaldas. Se hizo a partir de un guion de Herman Mankiewicz, que titulo el primer borrador “America”. El tercer y ultimo borrador, escrito también por Welles, que le cambio el titulo, esta fechado el 16 de julio de 1940 y tenia una extensión de 156 paginas (lo habitual eran unas 110).

Además de su concesión, el estudio dio a Welles control total, incluyendo el fundamental montaje final. Welles obtuvo solo un Oscar, que además fue compartido con Mankiewicz, por el guion.

Las técnicas de Welles en cuanto a dialogo, cámara, sonido y estructura dramática demostraron tener gran influencia, además de perdurar. La técnica de profundidad de campo permitió a Welles cambiar el estilo narrativo convencional, y su fraccionamiento de una historia cronológica y lineal, le faculto construir un personaje como si se tratara de un rompecabezas, a través de la subjetividad de distintas personas que le habían conocido.

“Cuando las cuestiones sociales o morales se subrayan demasiado, yo siempre me siento incomodo” Orson Welles

Anuncios