Producida por Warner Bros. con su Vitaphone sound-on-disc system, el protagonista es Al Jolson, quien canta seis canciones. Dirigida por Alan Crosland, basada en la obra de teatro de Samson Raphaelson.

Un lugar común en las historias del cine y en la sabiduría popular es afirmar que “The Jazz Singer” fue en 1927 la primera película sonora. Es una idea errónea, ya que el cine sonoro, con figuras populares, existió desde 1923 hasta 1927 en los cortos del inventor Lee De Forest y después en otros del sello Vitaphone. Seria más exacto afirmar la influencia de la película, ya que su exhibición, con una recaudación que llegaría a los tres millones y medio de dólares, impulso a las otras empresas a adoptar el sonido, al cual se habían resistido.

En el promedio, la recepción crítica fue también muy favorable, pero hubo distinguidas opiniones en contra. El eminente critico teatral George Jean Nathan señalo que las palabras del cine nunca podrán alcanzar la eficacia dramática, cómica o narrativa de las palabras en el teatro y que el resultado del experimento equivale a lo que seria un concierto de Brahms tocado por la pequeña orquesta de la taberna. Por otro lado Aldous Huxley se queja de la modernidad y sus novelerías, arremete contra la cacofonía de la banda sonora de “The Jazz Singer” y después contra la cursilería del tema. (Thevenet:2006)

1953- The Jazz Singer

La Warner hizo una segunda version de “The Jazz Singer”, dirigida por Michael Curtiz, con Danny Thomas y Eduard Franz en los papeles de Jolson y Olano

La tercera version, dirigida por Richard Fleisher en 1980, dio esos papeles a Neil Diamond y Laurence Olivier, con varios retoques en el argumento

Anuncios